[REDACCION DE EL FEDERAL] Por Angel Flores.

EL accidente sobre ruta 38 que dejó el trágico saldo de 9 muertos, tiene de fondo problemas estructurales que La Rioja durante décadas no pudo solucionar.

Las variantes que desencadenaron el accidente son muchas, hasta se podría mencionar la impericia de uno de los conductores. Variable que no está clara, a pesar que hubieron testigos del accidente que seguramente pararon en el momento del impacto.

La Rioja tiene una flota de ambulancias que no están en condiciones de hacer traslados de pacientes en grandes distancias, por varios motivos. Fuentes de nuestro medio lo hicieron saber, con la preocupación que tienen ahora los agentes sanitarios de subirse a una ambulancia ante cualquier traslado de algún paciente.

Interior de una ambulancia de La Rioja

«Ningún asiento en la caja de atrás tienen cinturón de seguridad, hay un solo asiento, y en todas las ambulancias el cinturón de seguridad, están rotos», fue la primera gran sorpresa, agregando que «si va un enfermero o un médico, se tienen que sentar en una silla común, sin cinturón de seguridad», relató.

«Los choferes, gracias a Dios no murieron por tener cinturón, los que iban en la caja de atrás, murieron todos», enfatizó en una declaración que no deja de impactar, imaginando el escenario al momento del accidente.

«Los choferes, gracias a Dios no murieron por tener cinturón, los que iban en la caja de atrás, murieron todos»

«La camilla tiene una mínima colchoneta, angosta y muy rígida que no es apta para largos viajes. El paciente va muy incómodo, y con mínimas condiciones de seguridad. Son vehículos veloces que en ruta no bajan de los 120 kilómetros por hora».

Y a esto se agrega otra variable preocupante. «A los choferes les pagan en negro por cada traslado la suma de $ 5.000, que se los pagan siempre tarde. A un médico le pagan $ 7.000. O sea, los choferes tratan de hacer la mayor cantidad de viajes para ganar unos pesos más, pero sin tener el mínimo descanso de 48 horas entre un traslado a otro. Hay que agregar que ningún agente sanitario que va en la ambulancia, posee algún seguro contratado».

Finalizando con un «estoy seguro que si otras fueran las condiciones de las ambulancias, con un buen sistema de seguridad, no hubieran sido tantos los muertos».

Lo antes dicho. Son problemas estructurales de hace muchos años, en las mismas condiciones precarias, sin seguridad, en negro y sin descanso. Sin que nadie hable del tema.

Por admin