Un grupo de inspectores de la municipalidad se presentaron frente a la rotonda ubicada en el comienzo de la avenida San Francisco, en la ciudad capital, para evitar que un vendedor de choripanes instale su puesto en el lugar.

Según explicaron las autoridades, la medida se debe a que el hombre no renueva su habilitación de venta desde hace un año y está ejerciendo una ocupación indebida de la vía pública.

“No puede hacer uso de mesas y sillas, y tampoco cumplía con el distanciamiento correspondiente”, explicó la Jefa de Inspectores, Carolina Chanampa.

“Se le habló muchas veces, pero al ver que no respondía a la ordenanza se hizo este acto de prevención para que no ocupe el espacio físico”, dijo.

Fuente: Fénix

Por admin