Noemí Albornoz, hermana de Lilí, la docente que murió tras ser atropellada por Sebastián Salcedo frente de la Terminal de Omnibus, reclamó por la determinación de otorgarle prisión domiciliaria a Salcedo.

“La verdad que indignada por esto porque él está con una depresión cuando a él le condenan el juzgado le ordena que tiene que recibir atención en el penal”, señaló Albornoz en contacto con Radio Independiente 99.1. “Ahora la jueza de ejecución que es una jueza provisoria hace poco rindió para ocupar el cargo que sigue ocupando le da la prisión domiciliaria y le da la libertad porque él está en libertad no está cumpliendo con la prisión domiciliaria”, agregó Albornoz.

Noemí Albornoz

Asimismo, denunció que “nos ha llegado información de que a él lo ven en el Parque de la Ciudad, lo ven en misa y la jueza de ejecución Andrea Gordillo Papich nos dice que Salcedo está monitoreado que no sale de su casa y la gente lo ve en la calle”.

“Nosotros nos enteramos por los medios que el tenía ese beneficio, nunca nos informó, esta jueza no conoce la ley de Víctimas nos tiene que informar a nosotros”, detalló Albornoz.

En tanto, adelantó que dentro de unos días el Observatorio de la Víctima va a hacer un pronunciamiento al respecto”.

Para finalizar, Albornoz dijo que “él cumplió un año de cinco años de años de condena y tiene depresión esa enfermedad puede tratarse en el penal o en un instituto psiquiátrico, no en su casa”.

Radio El Independiente

Por admin