[REDACCIÓN EL FEDERAL] A pesar de que los eventos sociales están prohibidas en La Rioja, el Jefe de la policía provincial, Roque Jaime, aseguró que “estaba autorizada” la fiesta que el sábado se realizó en una casa que la secretaria de Justicia, Karina Becerra, tiene en la quebrada. El dato, según el Municipio, es falso, pues la documentación que presentaron era vieja.

“Nosotros llegamos al lugar, donde estaban los inspectores con la idea de realizar un procedimiento en base a una denuncia que habían recibido”, comenzó su relato Jaime a Radio La Red.

“Era el domicilio de la Secretaria de Justicia, donde había una fiesta infantil, que estaba autorizada, porque contaba con la autorización pertinente, y a partir de eso no se labra ningún acta”, contó, en sintonía con declaraciones realizadas a El Infiltrado.

La directora de Espectáculos Públicos municipal, Solana Chiecher, precisó a Radio Fénix que efectivamente Becerra recibió alrededor de las 15.30 horas al inspector Julio Romero, a quien le dijo que el evento estaba autorizado, pues había habido cambios en la reglamentación sobre reuniones sociales.

No se hizo el acta porque el inspector confió en ella , que salió en persona y dijo que había una medida nueva. Incluso ella en el momento llamó a [el secretario de Seguridad] Pedro Fuentes, quien le confirmó que esto era así”, recordó Chiecher.

Sin embargo, la funcionaria municipal dio a entender que Becerra engañó al inspector, pues cuando analizaron el documento se dieron cuenta que lo que había mostrado es la guía para la realización de eventos sociales que la provincia emitió en diciembre de 2020, cuando se podían realizar reuniones sociales con hasta 50 personas.

La siguiente foto muestra la «prueba» que presentó la Secretaria de Justicia, de acuerdo a esa versión. Una fuente del municipio dijo a EL FEDERAL que Becerra le mostró el documento al inspector Romero y luego se lo reenvió por celular. Las capturas de esos mensajes, junto al acta de infracción y el resto de las pruebas, ya fueron enviadas al Juzgado de Faltas.

Lo cierto es que Roque Jaime indicó que solamente se les pidió que no pongan la música fuerte, “pero era una cosa temprana, que no había ningún inconveniente, porque no había personas mayores, sólo mayores acompañando a menores”.

Al anochecer hubo un nuevo procedimiento municipal en el mismo domicilio, a raíz de una nueva denuncia de vecinos. Los inspectores habían recibido audios y videos, pero al llegar al lugar, según Jaime, sólo había en el interior “algunas motos y un vehículo”.

“En el interior del domicilio estaban todas las luces apagadas, no había música ni ruido, pero los inspectores dijeron que había audios y videos de ese lugar, y en base a eso realizaron un acta de infracción que dejaron colocada en la puerta del domicilio, y se retiraron, pero en ningún momento fueron atendidos o pudieron observar movimientos en el interior”, manifestó el jefe policial.

Dos horas después, el secretario de Agricultura y pareja de Becerra, Ernesto “Harry” Pérez, publicaba en sus redes sociales un mensaje. “El municipio hizo una acta sin personas en un domicilio en la quebrada. Voy a iniciar acciones contra el inspector que labró acta sin presencia de personas”, lamentó.

Hasta el momento, según las fuentes consultadas, Pérez no realizó ninguna denuncia judicial. Tampoco Becerrra. ¿La harán? ¿O sólo hicieron una amenaza para «la foto»?

Eso sí: según contó un vecino a este medio, cuando la policía se retiró del lugar, en la puerta todavía había unos globos colgados. Nadie los quitó. Al otro día ya se habían desinflado, como probablemente ocurra con este tema.

Por admin