Llovió en Japón en la mañana de este viernes. El circuito de BMX quedó húmedo y resbaladizo. Nada de eso le importó a Exequiel Torres. El riojano dejó todo en las semifinales. Y por apenas un punto quedó fuera de la final, al cabo de una accidentada prueba en la que pudo zafar de una caída masiva: el estadounidense Connor Fields terminó muy golpeado tras perder el equilibrio en la primera curva. El representante argentino fue el quinto en la general. Y, a pesar de que Fields -cuarto- no pudo competir en la carrera decisiva debido a sus heridas, el reglamento no le permitió a Torres conseguir un boleto.

Torres sumó 13 puntos y se ubicó detrás del francés Roman Mahieu (1° con 4 puntos), el colombiano Ramírez Yepes (2° con 10 puntos), el francés Andre Sylvain (3° con 11 puntos) y el estadounidense Connor Fields (4° con 12 puntos). En la primera serie fue quinto con un tiempo de 41.693. En la segunda también acabó quinto, con 41.014. Y en la tercera fue tercero con un registro de 41.360.

«Fue una carrera de locos. Estábamos esperando a ver qué decía el reglamento», reconoció el riojano de 24 años, quien no tenía claro si le iba a tocar acceder a la final en lugar del lesionado Fields.

«Quedé afuera por un punto. Pero estoy muy contento a pesar de no haber encontrado el resultado. Lo importante es que dejé todo en cada pedaleada. Detrás de esto hay mucho esfuerzo, dedicación. No pongo excusas. No arranqué bien. Y después se hace difícil correr desde atrás. Tuve que ir al límite y el esfuerzo fue el doble», explicó en TyC el primer ciclista argentino en ganar una fecha de la copa del mundo de BMX (en 2018 en Santiago del Estero para la categoría élite) y campeón en el Mundial Junior en 2015, en Bélgica. «Creo que el nivel está parejo», se despidió conforme de los Juegos Olímpicos.

El accidente del estadounidense Fields

En la primera curva, tras la largada y algunos primeros movimientos, el ciclista estadounidense no pudo mantener el equilibrio y se dio un golpe impactante contra el asfalto. El fallo en el dominio de su bicicleta generó que cayera de cara al piso y, más allá de que el uniforme de seguridad y el casco lograron amortiguar el golpe, el deportista quedó tirado en el piso.

La imagen preocupó desde un comienzo porque su derrumbe generó la caída de otros dos competidores, que más allá de los dolores consiguieron incorporarse y al menos terminar la carrera. Fields, uno de los candidatos a medalla de oro en la categoría, tuvo que ser atendido en el lugar luego de haber perdido la conciencia unos minutos.

Si bien el resto de los ciclistas terminaron la carera, la segunda semifinal sufrió un retraso por la atención que debió recibir Connor Fields en el circuito. Primero fue revisado ahí mismo y luego trasladado de inmediato a un hospital donde será diagnosticado. Aún no hay confirmación sobre cuál es la lesión del estadounidense, pero algunas versiones indican que podría haberse fracturado la clavícula.

Por admin