Senadores y diputados nacionales son cuestionados en los últimos meses por dos motivos fundamentales. Primero por las pocas sesiones realizadas en cada una de las cámaras, y por otro lado, la calidad de los proyectos presentados por los legisladores, lejos de los problemas cotidianos de la gente. Inflación, pobreza, desocupación, salud y educación.

Es el caso de la senadora Clara Vega de La Rioja, que durante varios meses se empeñó en un proyecto que ni sus pares acompañaron, ni tampoco funcionarios del gobierno de la provincia como también la intendencia de la Capital riojana.

Clara Vega presentó un proyecto en el Senado de la Nación para reimprimir los tres sermones históricos del Beato Mamerto Esquiú y que este libro sea distribuidos en las escuelas de La Rioja

El mismo no tuvo acompañamiento de sus pares y la legisladora lo terminó imprimiendo con recursos propios. El libro ya fue entregado a la comisión de Beatificación del hoy Beato Mamerto Esquiú, y mientras espera distribuirlos en las bibliotecas escolares de La Rioja. 

“El proyecto tiene que ver con un trabajo que ya hizo la cámara  de diputado en el  siglo XX, reconociendo el aporte de Fray Mamerto Esquiú, no solamente como un sacerdote sino analizando su postura con el primer sermón relacionado a la sanción de la Constitución, la necesidad de generar nuevas expectativas y  el acompañamiento a la constitución que siendo tan joven y alejado de las grandes ciudades como pudo dimensionar lo que sucedía. El reconocimiento que le queríamos hacer con este proyecto era su  compromiso ciudadano en un momento que Argentina lo necesitaba y en ese caso la defensa de un estado republicano. Nosotros hemos vertido estos conceptos y pedido el acompañamiento de los demás senadores”, indicó y dijo que no avanzó el proyecto. Ante la falta de acompañamiento de sus pares, dijo que con recursos propios pudo realizar la impresión y publicar el libro. 

“El proyecto ya lo veníamos trabajando bien supimos de la ceremonia de Fray Mamerto Esquiú, hoy beato. Nosotros habíamos hablado con la organización sobre el tema. Hoy en La Rioja estamos haciendo un trabajo para la presentación oficial del libro y luego tratando de llegar a las bibliotecas de las escuelas, creo que debemos destacar el aporte ciudadano de Fray Mamerto Esquiú».  

«En La Rioja no se acompañó el homenaje, yo hice un pedido especial al gobernador y en intendencia. Fray Mamerto Esquiú tuvo su último paso en la provincia y  están los lugares que lo recuerdan. Él fallece camino de La Rioja a Catamarca, incluyendo un sin número de postas que visitó cuando se retiró de la provincia, creo que La Rioja debe ser parte del circuito religioso que se recuerda”, explicó en declaraciones radiales.