A última hora de la noche, el gobernador Ricardo Quintela se reunió con propietarios y choferes de taxis y remises para anunciarles un aumento de la tarjeta Andar, que pasará de 5.000 a 7.500 pesos. Este aumento se comenzará a aplicar a partir de enero y hasta julio de 2022.

En la oportunidad, el gobernador Quintela manifestó que «estoy agradecido y emocionado porque algo que era impensado hace un tiempo a esta parte, porque la pandemia si hay algo que trajo aparejado es que nos pudiéramos reunir con debates, discusiones, a veces con inconformismo por parte de algunos pero pudimos superarlos y confirmar una familia con una intervención del Estado provincial y que la presentación de este servicio sea la mejor posible y que les deje un beneficio a quienes prestan este servicio».

El mandatario pidió ayuda para conformar una propuesta que convoque a todo el pueblo de La Rioja, evitando cualquier confrontación, enviando un mensaje positivo mirando hacia adelante, convocando a la mayor cantidad de riojanos y riojanas a un proyecto de provincia que nos contenga a todos».

Como puntapié para ratificar lo mencionado, anunció que el monto de la tarjeta Andar pasará de 5.000 a 7.500 mil pesos «porque el proceso de la inflación achicó el poder adquisitivo del salario y de los ingresos de los trabajadores. El Banco Rioja junto al Ministerio de Infraestructura y Transporte, ayudó para que podamos concretar esta realidad». Precisó que este aumento se comenzará a aplicar a partir de enero y hasta julio de 2022 «lo que significa la extensión de este beneficio por seis meses más».

«Quiero que aquellos que no tengan vehículos que no estén en condiciones adecuadas, que tengan un desgaste producto del servicio que realizan o que tengan mucha antigüedad e impidan brindar un servicio de excelencia, tengan la posibilidad de cambiar estas unidades a un precio accesible. Eso se logra unidos y con la presencia del Estado para lograr precios accesibles y poder decir que contamos con la flota más moderna del país», expresó.

En tanto que el remisero Luis De la Vega contó que «haciendo memoria de cuando arrancamos en plena pandemia, cerca del 20 de marzo, nos decían que el mundo se paraba y qué íbamos a hacer nosotros que generamos nuestros propios ingresos. Entonces, con un grupo de compañeros y amigos de WhatsApp lo invitamos a Carlitos (Machicote), quien nos dijo que el único que nos podía dar una solución era el Gobernador».

Como estaba decretado el aislamiento, el gobernador al verlos, «nos corrió, nos dijo que nos fuéramos a nuestra casa, que nos cuidáramos porque la cosa estaba fea aunque se comprometió a ayudarnos. Nos fuimos gacha la cabeza a nuestras casas. A las 9 de la mañana del día siguiente, teníamos un mensaje de Carlos diciéndonos que el gobernador nos esperaba en la Residencia».

«Nos sentimos muy orgullosos de que esa puntita que habíamos hecho esa tarde nos permitiera sentarnos con el gobernador, hablamos y acordamos», reconoció y añadió que «él conocía bien el tema, sabía que nosotros parados no rendíamos entonces empezamos a trabajar con él y a organizarnos juntando padrones, extendiendonos al interior y así llegó la tarjeta (Andar). Por eso no nos queda más que decir gracias de parte del sector porque no nos soltó la mano en el momento más duro».