[REDACCIÓN EL FEDERAL] Una selfie que se sacó en su camioneta el diputado provincial Juan Romero desató un vendaval de comentarios en las redes sociales. El legislador repartió unos 5 mil choclos a personas humildes del departamento Juan Facundo Quiroga por la Semana Santa. EL FEDERAL le preguntó al dirigente peronista por el origen del dinero para comprar lo que donó.

Fuentes del bloque peronista dijeron que la idea de Romero de retener su banca en octubre parece lejana después de incidente. “Estas cosas en los lugares chicos no se olvidan”, remarcó la fuente, que subrayó que Romero viene de perder las elecciones con Mauro Luján.

El diputado se defendió. “Lo mío siempre fue lo social”, se justificó el diputado ante la consulta de EL FEDERAL. “Lo poco que puedo dar lo brindo con el corazón. No lo hice con mala intención”, añadió.

En la entrevista no quedó claro si, como sugirió el propio Romero, los choclos los compró con su bolsillo, porque dio tres definiciones distintas al ser preguntado. Contestó:

– “La mayoría de las cosas que hago las trato de hacer de mi parte particular. Y hay otra parte que gestiono en el gobierno”.

– “La mayoría las compré con gastos reservados y me ayudó el gobierno provincial”.

– “Parte la compré con mi sacrificio personal, parte es colaboración de algunos empresarios y parte del Estado que colaboró”.

La pregunta no fue ingenua. Ayer se viralizó un mensaje que, según las fuentes consultadas, fue enviado desde la secretaría de Agricultura que conduce Ernesto Pérez, para que los representantes de los departamentos del interior retiren miles de choclos para regalar. Sin embargo, Romero aseguró que los que se ven en las fotos los compró cuando regresaba de Tucumán.

Lo que a muchos molestó fue el hecho de haber hecho un acto proselitista con la pobreza. Usar al pobre para conseguir otra cosa, para promocionarse, para sacarse selfies, para buscar un voto. «Para la foto», como se suele decir.

Al ser consultado sobre su salario como funcionario público, con el que habría comprado una parte de la mercadería, Romero respondió: “Los diputados ganan 70, 72 mil pesos de bolsillo, más gastos reservados, que son lo que se deben usar para ayudar a la gente. Con mis ingresos vivo mes a mes”.

También se le preguntó si le gustaría retener su banca, que vence este año, después de la polvareda que levantaron sus selfies y las críticas. “No es el momento de hablar de cargo. Llegará el momento en que la sociedad dirá si desea que siga y si no, no seguiré”, sostuvo.

Por admin