[REDACCIÓN EL FEDERAL] El dueño de uno de los carritos ubicados alrededor del Paseo Cultural denunció que los intimaron a retirar sus puestos antes del 20 de mayo y que no recibieron ningún tipo de ayuda por las restricciones.

El sujeto se llama Román y en una entrevista con Radio Fénix aseguró que tiene un contrato firmado durante la gestión anterior, en virtud del cual tiene habilitación para funcionar en ese lugar hasta 2023.

Además, alegó que se trata de un polo gastronómico y que hay 15 familias que dependen de esos carritos para subsistir.

Por otra parte, manifestó que no fueron incluidos en los planes de ayuda que realizó el gobierno provincial, por lo que tuvieron que despedir al personal, pues bajó mucho el consumo y prácticamente no hay circulación después de las 19 horas, que era cuando empezaba el horario más fuerte de trabajo.

Por admin