[REDACCIÓN EL FEDERAL] La policía de La Rioja volvió a quedar en el centro de la polémica por una denuncia de abuso realizada por la abogada y ex convencional constituyente Graciela Zalasar, quien afirmó que fue detenida ayer en pleno ejercicio de sus funciones. Según el acta, entre las causas de su arresto está “evitar que se autoflagele”. Le aplicaron una multa, que decidió el comisario sin intervención de ningún tipo de defensa.

Fuentes cercanas a la letrada contaron a EL FEDERAL que todo comenzó cuando ayer al mediodía Zalasar recibió una llamada por parte de una conocida, quien le informó que su hijo menor de edad había sido sacado de su vivienda y llevado detenido a la Brigada de Investigaciones.

Zalasar, según las fuentes, se hizo presente en la dependencia para interiorizarse en el caso, pero la respuesta de una oficial fue que “ese es un tema del jefe” y la mandaron a esperar.

La abogada contó a que la situación se desmadró cuando, ante la falta de respuestas, amenazó con llamar a la prensa, pues se trataba de un menor detenido de manera irregular y que tenía derecho a que su abogada conozca la causa.

“Traté de comunicarme con el fiscal, con alguien, para tener alguna novedad, pero nada. Ahí se levantó esta oficial y me quiso sacar con la mano, que me vaya. Pude evitar que me sacara y le pedí a los policías que se acercaran que se identificaron. Entonces la mujer hizo una llamada, volvió y me dijo que estaba detenida”, recordó Zalasar en una entrevista con El Laberinto.

De acuerdo a ese relato, la abogada fue traslada esposada en una patrullero a la comisaría de la mujer, donde la recibió el comisario Corzo.

Me tuvieron esposada y me soltaron luego las manos porque llegó el comisario Corzo a decir que él jamás había dado la orden, pero que era un error y que yo era muy intratable como abogada, que tenía que ser más dulce”, recordó Zalasar.

La letrada dijo que pidió un informe a la Unidad Regional II sobre su causa y le dijeron que le iniciaron una causa contravencional. Según el documento al que accedió este medio, la detuvieron “por su incorreción al trato con el personal policial” y le colocaron las esposas “como medidas de seguridad, con el fin de evitar algún de agresión de parte de la letrada por su conducta y de evitar que se autoflagele”.

«Como soy mujer, soy loca, soy intratable», lamentó Zalasar en una entrevista con La Diez Trece.

Hay algo que llama la atención. En el acta, se describe un insólito motivo a la hora de decidir el cese de la detención. “Al verla un poco calmada decidió darle vía libre como un acto de cortesía profesional”, advierte el documento. Literal: la libertó por “cortesía profesional”.  

También comentó la abogada que el comisario le aplicó una multa de 1.600 pesos, a pesar de que la Constitución la protege en el ejercicio de sus funciones y sin ningún tipo de derecho de defensa.

De fondo, otro problema, además de las múltiples denuncias de abuso policial: un código contravencional digno de una dictadura y con claros ribetes inconstitucionales que todavía rige en La Rioja a pesar de que hace casi cuatro décadas que la provincia vive, supuestamente, en democracia.

MIRÁ EL VIDEO:

Por admin