Ocurrió el pasado domingo a la madrugada en la localidad bonaerense de José C. Paz. Dos delincuentes ingresaron a robar en un kiosko del barrio. Los vecinos hicieron sonar la alarma vecinal y atraparon a uno de ellos, al que casi linchan.

Para retenerlo, lo ataron con cinta de embalar a un poste de luz hasta que llegó la policía. El otro huyó.

Hoy están indignados porque el delincuente fue liberado a las horas.

«Son menores y viven a unas cuadras de aquí», sostuvieron los vecinos, quienes agregan que «esto es tierra de nadie».