Mirta Collante, madre de Mario Taboada y referente de Madres del Dolor, se refirió a la última audiencia de juicio por la muerte de su hijo, en la que el único sospechoso que tiene la causa, Matías Oliva, aseguró que el joven falleció por una sobredosis.

Mario Taboada fue asesinado en la noche del 23 al 24 de mayo de 2014. Su cuerpo fue hallado con los primeros rayos del sol en el camino al boliche El Pinar. Tenía rastros de sangre en la nariz y tres pinchazos, por lo que la conclusión de la Policía fue rápida y de manual: murió de sobredosis. Sin embargo, la autopsia arrojó que la lesión en la nariz se la produjo un antestesiante (cloroformo) y las inyecciones que recibió tenían una mezcla de ketamina y potasio, dos sustancias cuya combinación es letal. La investigación no tardó en dirigirse contra Matías Sebastián Oliva, un amigo de la infancia de Taboada que hoy sigue siendo el único detenido por el caso.

«Fue muy furo ver al asesino de mi hijo que no mostró arrepentimiento, una persona mentirosa, caradura, frío, que trata de salvarse pero no hay otra, todo fue muy planificado, premeditado, sigue fabulando y ahora dice que Marito se inyectaba cuando mi hijo le tenia fobia a las inyecciones», indicó.

«Fue un crimen por encargo, de la mafia», sentenció.

Además, lamentó en reiteradas ocasiones la actitud de Oliva, «estando muerto Marito el nos siguió haciendo daño a nosotros, le robó la documentación, el auto, así que la gente no le va a creer a este fabulador mentiroso».

Fuente: Medios Provincia