Todo comenzó por un mensaje a EL FEDERAL de una madre preocupada por sus hijos. «Tengo miedo cada vez que salen a bailar o con sus amigos. Hay mucha droga, alcohol y peleas».

Resguardando su identidad, una mujer envió un mensaje a nuestra redacción, donde contó como es la noche de sus hijos cada vez que salen con sus amigos, en un relato casi desesperado.

«Sres, de EL FEDERAL. ¿Cómo puede ser que haya tanta droga entre los jóvenes?, tengo dos hijos adolescentes y tengo miedo cada vez que salen a bailar o con sus amigos. Hay mucha droga, alcohol y peleas.

«Ellos me cuentan lo que ven en los boliches de La Rioja, y es increíble que estos lugares permitan fumar marihuana a los jóvenes, muchos menores de edad, la cantidad de alcohol que venden sin discriminación y sin tener límites para aquellos que piden más estando borrachos. Nadie controla nada, y esto ocasiona en otras cosas que suceden, como brutales peleas entre los chicos y abusos a las chicas», relató.

«Donde están los padres de estos jóvenes que permiten todo esto. Hay gente que se ponen a vender todo tipo de drogas, todos los conocen, y la policía no hace nada. Están en las entradas de los boliches y otros dentro, vendiendo pastillas y cocaína ante los ojos de todos. Nadie hace nada», agregó.

«Uno de mis hijos me contó que fue a una fiesta electrónica con más de tres mil jóvenes que hasta hacían cola para comprar pastillas. ¿Quién está detrás de todo esto?. Seguramente debe ser alguien muy poderoso para tener la complicidad de la policía y de los organizadores de estas fiestas para que las pueda vender, y nadie hace nada», exclamó.

«Me contaron que sábado pasado una niña de 14 años se la llevaron en ambulancia después que se desmayó por alcohol o por estar drogada, no se, y que al momento de subir a la ambulancia, no tenía su bombacha. ¿Qué cosas le habrán hecho?. ¿No hay nadie en ese boliche que controle la entrada de menores de edad, o de ver estos abusos a las chicas?.

«Averigüen por favor, nuestra juventud está en peligro. Ayer dos jóvenes fueron brutalmente golpeados aparentemente por una pelea entre bandas del barrio Argentino y el barrio Centro. La policía estaba allí y nadie hizo nada. Uno de los chicos lo metieron en un auto totalmente inconsciente y con su cara desfigurada», resaltó.

«Trato de darles a mis hijos los mejores concejos y valores, pero el entorno entre sus amigos hace que tengan tendencias a consumir drogas y alcohol, y esto trae otras cosas aberrantes y nadie hace nada», finalizó.