En la cuarta jornada del “acampe” en apoyo a la vicepresidenta en las afueras de su domicilio de Recoleta, Cristina Kirchner saludó a los militantes y, con un gesto, abrió una interrogante respecto a qué rol ocupará en las elecciones de 2023.

Durante la noche del jueves, y mientras caminaba entre la multitud apostada en las inmediaciones de su domicilio, un manifestante le alcanzó una gorra negra que ella se probó ante la mirada atenta de sus seguidores.

La inscripción en la prenda llamó la atención: “CFK 2023″. A los pocos segundos, Cristina Kirchner se la devolvió a su dueño. Y el video del momento se viralizó en las redes sociales.

“De hace un ratito, la conductora de nuestro movimiento nacional y popular @CFKArgentina”, posteó la diputada del Frente de Todos por Misiones, Cristina Brítez.

Un nuevo jornada de apoyo a la vicepresidenta

Como respuesta al avance de la causa, el PJ Porteño organizó ayer un “Cabildo abierto” en la sede ubicada en San José 181, en Monserrat, para respaldar a la vicepresidenta. Estuvo encabezado por el titular del Consejo, Mariano Recalde, y el presidente del congreso partidario, Víctor Santa María.

“Le pese a quien le pese, hoy tenemos una candidata y la tenemos que defender. No tenemos mejor opción en nuestro espacio político que Cristina encabece este proceso y el 2023 nos encuentre a todos unidos”, fueron las palabras de Santa María en la reunión previa.

El público decidió dirigirse a la casa de Cristina Kirchner
El público decidió dirigirse a la casa de Cristina KirchnerTwitter Mariano Recalde

Luego, terminaron por llamar a una movilización el sábado a las 15 en el Parque Lezama. Entonces, un grupo emprendió camino a Recoleta con la esperanza de verla sobre el final de la jornada.

Cuando llegó a su casa en Juncal y Uruguay, decidió asomarse por la ventanilla del auto en el que viajaba y agradecer la presencia de la militancia.