Se trata de Jorgelina Nieto, de 73 años que vive en un cerro a 26 km de la localidad de Las Peñas. Para poder llegar a su domicilio hay que cruzar montañas de aproximadamente unos 1000 metros de altura.

Solo se puede llegar en mulas o caballos entrenados ya que todo el camino es estilo escalera. No cuenta con luz, ni gas, ni agua potable, tampoco con baño, ni con una cocina digna.

«Para que se den una idea, vive en un cuarto de 4 x 4 que contiene 3 huecos en el techo. Para poder entrar hay que hacerlo agachado ya que el humo abarca la mayoría de la misma”, contaron vecinos que la conocen.

«Aun así, es la mejor cocinera que he conocido, Doña «Jorja», como le decimos nosotros«. Agregando que «Ella salió el día lunes 22 o martes 23 de marzo de su casa a las 8 de la mañana a pedir ayuda ya que no contaba con alimentos para su subsistencia. Emprendió rumbo a la localidad de Las Peñas donde se descompuso luego de caminar mas de 12 horas por haberse perdido ya que no se acordaba el camino».

“Cabe aclarar que no iba al pueblo por más de 2 años, por suerte la encontró un vaqueano que la conoce y que al ver lo sucedido pidió ayuda a defensa civil y a la policía para que la socorrieran».

Según fuentes policiales, la mujer fue asistida por personal médico, encontrándola deshidratada y fue compensada.

A las 24 horas del hecho, se supo que una mujer de nombre Sonia Mabel, le cobraba una pensión por años y que jamás le envió el dinero ni provisiones. La denuncia fue radicada en la policía.

Según cuentan fuentes policiales, la mujer denunciada, es conocida en la zona por tener varios merenderos en Agua Blanca, Arauco y Castro Barros. Según las primeras versiones de la investigación que lleva a cabo la policía, Sonia Mabel cobraría más pensiones de otros abuelos de la zona.

Fuente: Nadia Araya – El Expediente

Por admin